Alcance de la marca

Muchas de las marcas más antiguas se asocian por tradición con productos de consumo como Coca-Cola, Kodak o Ivory. A medida que se empezaron a vender distintos tipos de producto, el concepto de marca de fue ampliando y extendiendo. Cada vez más, compañías que venden productos industriales o de alta tecnología están desarrollando marcas fuertes. Incluso empezaron a surgir marcas de productos ingrediente como Lycra o Teflon, que son en esencia un componente diferenciador de un producto de consumo.

El desarrollo de marcas corporativas, por ejemplo, es cada vez más frecuente desde que las empresas reconocen que una marca crea una imagen y reputación positivas para la compañía en su conjunto. En los últimos años, también se ha acelerado mucho la creación de marcas de servicios. Dado que éstos son, en general, más intangibles que los productos, la creación de una marca ayuda a comunicar el beneficio ofrecido y a distinguir el servicio de la competencia.

Hoy las marcas existen en casi todos los ámbitos de la actividad humana. Hay marcas de organizaciones culturales, agencias de gobierno, instiruciones académicas, entidades religiosas, ideas, procesos, causas, eventos, destinos, deportes, aplicaciones de Internet e incluso personas. La creación de una marca fuerte y memorable es sin duda uno de los activos intangibles más valiosos para tener una clara ventaja competitiva en cualquier ámbito.