Identificar

El objetivo de esta etapa es hacer un diagnóstico de los desafíos que enfrentan las marcas de una organización. Para esto es importante identificar qué oportunidades de crecimiento existen en el mercado, cómo está posicionada la organización en su entorno competitivo, cómo es percibida por sus públicos y qué imagen proyecta la marca a través de los medios de comunicación.


Análisis del mercado

Los proyectos comienzan con un estudio de las tendencias del sector en que opera la organización y una una evaluación de las prácticas de comunicación de empresas líderes a nivel global y empresas que compiten en el mercado local. En esta etapa, también profundizamos nuestro conocimiento sobre el perfil y comportamiento del consumidor en cuanto a sus necesidades, preferencias, actitudes y otros factores que influyen sobre el desarrollo de la marca.

El conocimiento de tendencias y la perspectiva competitiva son ingredientes esenciales del diagnóstico. Esta información resulta fundamental para poder identificar oportunidades estratégicas para impulsar el crecimiento de la organización y potenciar el valor de sus marcas a largo plazo.

 

Evaluación de la empresa

Para definir un concepto de diferenciación para la organización es vital conocer la percepción de los distintos públicos y entender qué imagen proyecta la organización en el mercado a través de sus comunicaciones. En esta etapa, realizamos un programa de entrevistas con diversos públicos. También hacemos una auditoría de marca que incluye la evaluación del nombre, logotipo, slogan, nomenclatura, mensajes, tipografías, colores e imagenes utilizados en las comunicaciones.

La información obtenida nos da una perspectiva sobre cómo es percibida la organización y qué aspectos de las prácticas de comunicación son efectivos. De esta información nace el concepto de diferenciación y la estructura óptima para el portafolio que se cristalizan durante el desarrollo de la estrategia.